Ubicado en la histórica plaza que acogió la desaparecida lonja de fruta y verdura de la ciudad portuaria de Cartagena, Magoga es la casa soñada por María Gómez y Adrián de Marcos, dos jóvenes hosteleros que abandonaron su tierra natal para formarse junto a los grandes maestros de la cocina contemporánea. Ella al frente de la cocina y él de la sala y la bodega (de más de 300 referencias) han conseguido posicionar su restaurante como uno de los máximos referentes gastronómicos de la región de Murcia, con un Sol Repsol (obtenido en 2019) y la recomendación de la Guía Michelín y la crítica especializada.

La cocina de María, quien nació en Fuente Álamo (Murcia), es una cocina sensible, pausada, sin estridencias y en continua evolución, en la que confluyen tradición y vanguardia y que tiene como musa el paisaje de Cartagena. Así, en sus platos, llenos de sabor y belleza estética, cobran protagonismo los fresquísimos pescados y mariscos del Mediterráneo y el Mar Menor, las frutas y hortalizas que crecen a orillas del río Segura, las carnes típicas de la región y otros ingredientes de la tierra escogidos siempre en su mejor momento de consumo.

Este particular estilo ha situado a María, que fue finalista del Premio Cocinero Revelación de Madrid Fusión 2019, entre las cocineras con mayor proyección del momento.

Pero en Magoga se cuidan, no solo la cocina, sino también, todos los detalles que intervienen en la experiencia culinaria: desde la bodega y la atención en sala hasta su imponente selección de quesos, todo ello a cargo del propio Adrián, que ostenta, entre otras distinciones, el Premio al Mejor Sumiller de Murcia 2018.

Como su cocina, la decoración del espacio es sofisticada y está inspirada en el omnipresente mar Mediterráneo, que se adivina en los murales de bancos de peces y el papel pintado de piedras que visten las paredes, en las gruesas cortinas de terciopelo en color arena y en los peces gigantes de papel hechos a mano.

El local cuenta con un comedor principal con capacidad para 30 comensales, un reservado para 10 (que puede adaptarse para reuniones y eventos privados) y un salón íntimo, ideal para parejas o pequeños grupos, que acoge únicamente dos mesas.

GUÍA REPSOL | 25 Febrero 2019

La Verdad | 30 Enero 2019

El Viajero (EL PAÍS) | 11 Enero 2019